LA LLAMADA DEL BOSQUE

Mandala que representa la naturaleza y los circulos de aprendizaje
Dibujo vectorial de mujer hablando por teléfono

Hace un tiempo empecé a sentirme agotada física y anímicamente. Me costaba seguir tomando trenes en los que debía permanecer encerrada en un vagón durante horas; me sentía incómoda trabajando en salas con ventanas cerradas y espacios estrechos, me molestaba el ruido imparable del entorno.

Me sentía como una planta a la que le falta agua fresca, aire libre, una temperatura adecuada, nutrición y un lugar en el que sentirse a gusto y ... llegó un momento en que entendí que no podía seguir "sobreviviendo" así.

Dibujo vectorial de planta en tiesto
Dibujo vectorial de casa en la montaña

Decidí irme a vivir a un pequeño pueblo del Pirineo, en un valle lleno de calma y belleza. Cada día paseo por senderos en el bosque y las montañas, escucho el sonido del río, rodeada de "verde" y "azul" intenso, acompañada por árboles, musgo, rocas, cascadas, águilas y marmotas. 

He empezado a sanar, a recuperar mi energía, mi creatividad y mi motivación. Cada día me siento mejor conmigo misma. He aprendido que necesito espacios de calma y silencio para restaurar y regenerar mi sistema, para centrarme, para nutrir mi presencia y mi esencia. Necesito espacios que relajen mi sistema nervioso para poder re-conectar con mi capacidad de escucha, de observación, de empatía, de comprensión y de interacción. No es egoísmo, es autocuidado, es responsabilidad, es conciencia. Y la naturaleza me aporta esa calma y regeneración que necesito. 

Dibujo vectorial de mujer bailando y tocano música
Dibujo vectorial e un grupo cantando y bailando

Al cabo de un tiempo de dedicarme a mí empecé a disfrutar de mis paseos con otras personas que venían a visitarme buscando compartir experiencias, preguntas, apoyo, cuidado mutuo ... Me dí cuenta que las conversaciones que se daban mientras caminábamos por el bosque, sentadxs en una roca junto al río, o en un banco frente a un lago, eran más profundas, significativas, sinceras, creativas y capaces de generar interconexión, sintonía y acción, que las que surgían en una sala de reuniones. 

La experiencia de esas conversaciones me llevó a plantearme la posibilidad de integrar mi trabajo en la naturaleza. Y de ahí surgió la idea de este proyecto.

Logo de Diálogos en el Bosque. Dos arboles dentro de un circulo para representar como los grupos de personas pueden transformarse y entablar nuevas conexiones en la naturaleza.